Una mirada hacia el futuro….

UNA MIRADA HACIA EL FUTUTO
Apenas un año y 4 meses por esta ardua misión en Guatemala, donde el Señor va haciendo su obra en el silencio, en los corazones de tantas personas que en medio de sus sufrimientos, no pierden la esperanza y la fe de que sus vidas puedan ser mejor y que pueda sembrarse y ver frutos de mas justicia, más humanidad y fraternidad para todos.
A todos los lectores de Amsala, a tantas personas que con su generosidad y apoyo, con sus oraciones y sacrificios, nos ayudan a ir haciendo que la vida de nuestros pueblos “crucificados” por tantas injusticias y desigualdades pueda ser más humana, más respirable y fraterna… Dios les colme de bendiciones y gracias en salud, alegría y solidaridad.
Un año y medio por este hermoso país, es poco para darme cuenta de la realidad que se vive, apenas comienzo a ver “ las necesidades” de este pueblo, de estas parroquias donde estamos insertos y de la urgencia de sembrar promoción, solidaridad, vida y esperanza a la luz de la Buena noticia de Jesús que lleve a tomar conciencia de las estructuras de pecado en las que vivimos, para ir asumiendo acciones solidarias en la transformación de sus realidades, y nosotros compartir la causa y la suerte de los empobrecidos.
Podemos caer en la trampa del asistencialismo, si las ayudas no van encaminadas por una parte a ser los que tenemos más, solidarios con los empobrecidos, restituyendo un poco de lo mucho que se les roba con nuestros sistemas económicos, y por otro lado que sean las ayudas para que ellos vayan tomando conciencia de las estructuras de pecado que producen tantos tipos de violencias y desigualdades, para que unidos, asociados y con una fe madura y encarnada sean agentes de cambio de su propia historia, se sientan personas, que valoren su dignidad y la de sus pueblos hermanos e indígenas, y no haya tanta discriminación y empobrecimiento de los que detectan el poder.
Este país tristemente, está en manos de 8 familias que controlan toda la economía del país. Un país hermoso, rico en recursos naturales y posibilidades, pero como siempre en manos de unos pocos acaparadores, finqueros y demás “gente” sin escrúpulos ni conciencia de humanidad. Si nos diéramos cuenta que no nos vamos a llevar nada, sino el bien que hagamos a los demás, creo que habría menos egoísmo y más solidaridad y pan para todos.
Estamos los salvatorianos, trabajando en el apostolado de la Formación de agentes de pastoral, desde talleres, cursos, de promoción humana y cristiana, formación de coros musicales, de posibles candidatos, de proyectos de desarrollo humano y mejoras de la realidad en que viven.
No sin muchas dificultades, y en medio de tanta inseguridad, violencias y desigualdades profundas, seguimos creyendo que la siembra del reino, irá dando sus frutos. Queremos hacerlo con alegría, manifestando la bondad del Salvador, la ternura de Dios y el amor a todos los hombres.
Gracias a todos los que con vuestro apoyo, colaboración y oración, hacen posible que estemos intentando sembrar semillas de una vida, más humana, justa y búsqueda de la verdad, del amor y la paz, para que nuestros pueblos tengan VIDA, y vida en abundancia.
Un abrazo y El Señor les colme de bendiciones, de alegría y de paz.
Chema sds


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *