OTRA POLITICA ES POSIBLE

En este caos en que nos encontramos y viendo las barbas del vecino arder. debemos ir buscando alternativas ante tanto político impresentable, que ilusione, que haga el trabajo de buscar el bien común y que respete las libertades y creencias de todos. esta reflexión ayuda a ver las cosas de una manera positiva frente a tanto desmadre e intolerancia qu están sufriendo los cristianos en todas partes, y aquí en España no nos escapamos de ello. l tiempo dirá….

Otra política es posible
Felipe Arizmendi Esquivel obispo de San Cristóbal de Las Casas
Por Mons. Felipe Arizmendi Esquivel
San Cristóbal de las Casas, 16 de julio de 2015 (ZENIT.org)
VER
Ante la proximidad de las elecciones en Chiapas para presidentes municipales y diputados locales, el próximo domingo 19 de julio, se han suscitado eventos preocupantes:
En Trinitaria, camiones de volteo y de carga impedían el paso de trailers y de otros vehículos que llevaban regalos a comunidades con el interés de obtener el voto para un partido, y los responsables inmediatos de esos repartos quemaron varios vehículos y golpearon a personas, para liberar el paso, hacer llegar sus obsequios a tiempo y, así, asegurar el triunfo. No intentan convencer con propuestas de gobierno, sino comprar con regalos la benevolencia de los ciudadanos. ¿Eso es política? ¿Eso es construcción de democracia?
En Tila y Petalcingo, dos partidos se pelean la hegemonía, no con argumentos y plataformas, sino con piedras, palos y armas. La obsesión por el poder ciega las mentes y endurece los corazones. Se han hecho peregrinaciones para pedir por la paz, pero los intereses de grupos y familias parecen no reparar en métodos para obtener su intento.
Varios candidatos se han acercado a dialogar conmigo. Platicamos sobre sus propuestas, les comparto mis puntos de vista y les planteo las necesidades más apremiantes que percibo en la comunidad. Todo muy bien hasta allí. Pero no faltan algunos de sus colaboradores que intentan sacarnos fotos, no por un recuerdo desinteresado, sino para usar esas imágenes como atractivos electorales. Siempre me he negado a ello, pero hay quienes no lo comprenden.
Algunos responsables de pequeñas ermitas, sin consentimiento del párroco, dirigen escritos a los candidatos para solicitarles alguna ayuda para la comunidad creyente, ofreciéndoles a cambio su voto. Y no faltan candidatos que por su cuenta llegan a ofrecerles algún apoyo, siempre con la intención no disimulada de lograr que voten por ellos. Incluso llegan a usar atrios y plazuelas para mítines partidistas, sin permiso nuestro. No se los daríamos.
Hay un partido formado básicamente por protestantes, que obtuvo su registro en las pasadas elecciones federales, con muy buenas intenciones, pero que pareciera fincar su fortaleza en que muchos pastores presionen a sus fieles a votar por sus candidatos. Esto no está permitido por la ley de asociaciones religiosas y culto público. Los ministros de culto no podemos ni debemos hacer propaganda a favor ni en contra de candidatos y partidos, pues la fe no está atada a un partido.

PENSAR
El Papa Francisco escribió: “¡Pido a Dios que crezca el número de políticos capaces de entrar en un auténtico diálogo que se oriente eficazmente a sanar las raíces profundas y no la apariencia de los males de nuestro mundo! La política, tan denigrada, es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común. Tenemos que convencernos de que la caridad no es sólo el principio de las micro-relaciones, como en las amistades, la familia, el pequeño grupo, sino también de las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas. ¡Ruego al Señor que nos regale más políticos a quienes les duela de verdad la sociedad, el pueblo, la vida de los pobres! Es imperioso que los gobernantes y los poderes financieros levanten la mirada y amplíen sus perspectivas, que procuren que haya trabajo digno, educación y cuidado de la salud para todos los ciudadanos. ¿Y por qué no acudir a Dios para que inspire sus planes? Estoy convencido de que a partir de una apertura a la trascendencia, podría formarse una nueva mentalidad política y económica, que ayudaría a superar la dicotomía absoluta entre la economía y el bien común social” (EG 205).
E hizo suya la afirmación del episcopado norteamericano: “El ser ciudadano fiel es una virtud y la participación en la vida política es una obligación moral” (EG 220).

ACTUAR
Es posible hacer otra política, con candidatos que no busquen el poder con regalos y violencia, sino con una actitud permanente de servir, aunque no salgan victoriosos en esta contienda electoral; con ciudadanos responsables, participativos y críticos al votar, y con nuestra oración.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *