Ante la indiferencia…hacer camino de compasion

PASAMOS DE LARGO ANTE EL SUFRIMIENTO HUMANO. Sentimos que son unos pesaos, los que nos vienen contando sus dolores y sufrimientos de cada día. Nos podemos hacer las victimas o intentar consolar comentando de otros dramas mayores…. pero lo que nos está pidiendo Jesús es que seamos compasivos y misericordiosos como El, dando consuelo, vida, apoyo, y solidaridad ante tanto sufrimiento humano. Solo desde la compasión y la comprensión podremos sembrar un mundo mejor, mas humano, mas respirable y fraterno para todos.

X Domingo del tiempo ordinario
LECTURA ORANTE DEL EVANGELIO: Lucas 7,11-17
“El alma más débil es la que más motivos tiene para esperar” (Isabel de la Trinidad).

“Iba Jesús camino de una ciudad llamada Naím”.
Ir de camino en la vida, como peregrinos. Ir amando con el amor de Jesús. ¡Qué actitud más bella para los orantes! ¡De camino! Con libertad y alegría, sin apegarse a las cosas, ligeros de equipaje. ¡De camino! Con la mente abierta a lo inesperado y sorprendente de Dios, dispuestos a recibir y a dar vida, peregrinos de plenitud junto a otros caminantes. ¡De camino! Con la tensión del Evangelio en los ojos, con la ternura a punto para el encuentro. ¡De camino! Sin dar a nadie por perdido. Ven, Espíritu, empújanos para ir por los caminos de Jesús.
“Sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda”.
¡Orantes en camino! Poniendo los pies en las pisadas de Jesús. Sin ausentarnos de la vida, bien metidos en ella, dejándonos tocar por los dolores de las gentes indefensas, excluidas, marginadas. Con los ojos y oídos bien abiertos para ver tanta muerte sobre muerte como hay en las orillas, para decir que todo vuelve a ser posible cuando todo parecía terminar. Señor, Jesús, te invocamos. Tú vives entre nosotros. Tú eres nuestra fuerza, nuestro punto de referencia, nuestra perenne esperanza.
“Al verla, le dio lástima y le dijo: ‘No llores”.
¡Orantes en camino! Sin mirar para otro lado, sin dar rodeos cuando aparece el sufrimiento de los otros. Conmovidos en la hondura, compasivos en gestos y palabras, cercanos hasta tocar las heridas. Llorando toda muerte, pero sin tenerle miedo y, por eso, actuando en nombre del Dios de la vida, como Jesús nos ha enseñado a amar. El error más grande es no darse cuenta de que los otros son Jesús. Ven, Espíritu, consuélanos con las palabras de Jesús.
“¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!”
¡Orantes en camino! Dejando hablar a Jesús, es su turno; su sola presencia es dadora de vida, despertadora de plenitud; aunque no tenemos fuerzas, Él lo hace todo. Permitiendo que la palabra de Jesús levante las esperanzas caídas, sane nuestras heridas. Comunicando a los que nos rodean motivos hondos para vivir, levantando ánimos caídos. Jesús, siempre que nos visitas, nuestro corazón se llena de alegría. Ahora somos felices, porque Tú estás con nosotros. Tú has venido para que todos tengamos vida, vida abundante. Bendito y alabado seas, Jesús, por darnos la vida.
“El muerto se incorporó y empezó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos daban gloria a Dios”.
¡Orantes en camino! Dando gloria a Jesús, que quiere dar vida en abundancia. Sabedores de que al final todo saldrá bien, vencerá la vida y el bien dejará oír el sonido de la alegría frente a todo el estruendo de la muerte. Entregando a los que andan perdidos lo que necesitan para vivir con dignidad. Cantores, con Jesús, de la gloria de Dios, que visita con su bondad y su amor a su pueblo. Con María, con todos los pueblos de la tierra, cantamos tu misericordia, Señor.
¡FELIZ DOMINGO!. Un abrazo y mi oración. José Antonio


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *