Violaciones salvajes..

Bien decía S. Agustín, que el ser humano sin Dios, sin principios, sin amor es ” peor que un animal”   

Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que ” de lo que se siembra, se cosecha”
Todos, estamos siendo conscientes, del deterioro social, de la corrupción e inmoralidad más salvaje, que quedan impunes; del sistema educativo de medios de Comunicación, y asignaturas, de ataque sistemático y permanente a los valores humanos, religiosos, morales, eticos y profesionales. De la publicidad sin reservas y con un ataque al ” honrrado, y al que actua en madurez de relación con Dios, con los demás, con la vida” tachándoles sistemáticamente de retrogados o de fachas.. y con un progresísmo deshumanizante, aplaudido por ” borregos” y personas con un coeficiente intelectual que raya la ” estupidez humana”
Si a todo esto, y mucho más le añadimos ” el pan y circo” para ayudarnos adesahogar los impulsos reprimidos de la esclavitud al trabajo, al stres y a las angustias, preocupaciones de cada día…pues que más queremos.
Mientras tengamos la barriga llena la mayoría de los españoles, no habrá cambios.. nos irémos dejando animalizar cada día más, por las movidas y politicas de turno, y será cada día más normal, ver y sentir de cerca las animaladas no solo de adolescentes, sino de jóvenes y adultos, que al perder el sentido común, de la vida y de lo que los pricipios y el amor solidario y fraterno nos ofrece desde la fe…serán el pan de cada día.
Sembremos preservativos, píldoras,abortos, atques permanentes a la Iglesia, a la Familia y veremos pronto más resultados: Que el ser humano sin Dios, sin amor al sacrificio y al amor a los demás.. ” será peor que un animal” como muestra un botón.
<strong>Niños convertidos en bestias</strong>Sr. Director:
De nuevo aparece hoy en los medios la noticia de que otra menor ha sido victima de una agresión sexual por parte de otro menor en la localidad de El Cañuelo (Córdoba). Sí, este es el tercer caso de agresión sexual que se produce en las dos últimas semanas en Andalucía.
Ante hechos como estos nos rasgamos las vestiduras, muchos se preguntan: ¿qué ocurre en nuestra sociedad? ¿Chicos que deberían estar jugando alegremente como su edad requiere y se dedican a agredir sexualmente a las niñas? ¿Que esperamos de un sistema adonde a los niños de 4º de ESO le proyectan un vídeo con contenidos “pornográficos” en las actividades complementarias de la asignatura de Lengua y Literatura? A esa edad el niño tiene que aprender lengua y literatura y ciencias y matemáticas y (…) todas las materias que el cerebro de un niño necesita a esa edad, para que su cultura, su educación y sus valores le abran las puertas en el futuro.
Pero un niño a esa edad no necesita vídeos, ni folletos que se contempla el sexo como un simple medio de conseguir placer al margen de cualquier referencia ética. Y, si a esto le añadimos la información que recibe a través de los programas de televisión, a través de Internet, en prensa, etc., no nos quejemos.
A un niño de esa edad lo que hay es que educarlo en valores. Porque una cosa es estar informado y otra cosa es estar bien “formado”.
María Muñoz
Margmuz@gmail.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *