La violencia que nos azota

Hoy más que nunca, debemos seguir en la lucha desde la no violencia activa, en la búsqueda de la verdad y de la libertad, en la lucha por la justicia y el bien común, al estilo de Jesús.
No hay duda que estamos viviéndo una realidad en nuestros pueblos, y más en los empobrecidos, una violencia desatada y vil, que cuando nos toca de cerca la sentímos con más profundidad y reclamo de la Vida, de la Paz, de la libertad de tantas esclavitudes y de esta cultrura de la muerte disfrazada de tantos rostros.
Hace un mes, asesinaban al Marcos, hijo de Osbeira y Armando en S. Felix, hoy a nuestro hermano Jen Carlos,,, ya vamos teniendo las Víctimas entre nosotros de gente buena, seguidores de Jesús, haciendo el bien. Pero sabemos que tanta maldad y tanto mal no tienen la última palabra para los que creemos en la Vida que Dios en Jesús nos ha dado, nos sigue dando y nos dará.
Seguiremos luchando por la Paz, la alegría y la esperanza que el Dios encarnado nos da como dones en nuestros corazónes. YA BASTA, es el grito de los indefensos, de los esperanzados, de los que buscan la verdad y la Paz, fruto de la Justicia. De los que seguimos creyendo que el reino de Dios está en medio y en nosotros como una semilla que debemos cuidar, ayudarla a crecer en comunión y solidaridad, y dar frutos.
Ahi estamos anunciando la Buena noticia tambien a los jóvenes, a los desemplados, a los empobrecidos, a los desorientados y alejados, a todos los que el Señor pone en nuestro camino, para que vayamos sembrando que otra realidad, otra vida, otro Mundo es posible. Solo con la ayuda del Señor en comunión con los hermanos y hermanas implicados en la causa del reino se dará.
Un abrazo Chema.

Queridos hermanos y hermanas de la Familia Salvatoriana,
anoche, después de haber celebrado la misa de gallo en Vista Hermosa, me avisaron a las 11 de la noche que había sido asesinado en su casa el joven Jean Carlos De León, laico Salvatoriano de 29 años de edad. Ya que me encontraba aún en la capilla, fui a su casa para dar de parte de la familia salvatoriana el sentido pésame a sus familiares. Me quedé muy impactado por la manera que habían matado a este joven cuyos restos todavía se encontraban en el lugar donde había ocurrido el asesinato.
Jean Carlos ha colaborado en varios proyectos muy cercanos a nuestra comunidad salvatoriana. Ha dado catequesis de primera Comunión y Confirmación durante varios años. Fue lector. Participaba en las comunidades eclesiales de base. Era miembro comprometido de los laicos salvatorianos. Ha dado clases de religión en el Club de los Niños y durante varios años colaboró en varias areas en la Casa de la Salud en Vista Hermosa. Estaba estudiando en la UCV y había logrado el 8º semestre de su carrera y al mismo tiempo trabajaba en el Hospital Lídice, haciendo suplencias en el area de la enfermería.
Jean Carlos no ha tenido una vida fácil por varias circunstancias, pero siempre ha luchado y ha buscado la manera de superarse en la medida que podía. Su querida madre contaba siempre con su apoyo.
Les pido que en la misa de hoy, mañana y en los próximos días tengan presente en sus oraciones a este joven laico salvatoriano que es conocido por la gran mayoría de nosotros. Que Dios lo tenga en su gloria y su familia encuentre apoyo en su fe.
Un saludo,
P. Agustín


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *