LA MAMÁ… DIA DE LA MADRE…TODOS LOS DIAS DEL AÑO

Sirvan estas palabras para  AGRADECER LA VIDA, EL SACRIFICIO, LA HUMILDAD, LA POBREZA COMPARTIDA Y DESINTERESADA DE NUESTRAS MADRES…SEMILLAS DE VIDA, TESTIMONIO DE ENTREGA, LUCHADORAS HASTA EL FINAL. FUERA DE TODO ESTO… negocio, manipulación. madres explotadas, solas, viudas, abandonadas a su suerte. ..soportando las hambrunas, las guerras, ..cargando los niños hasta el final ..de sus vidas… semillas de vida y esperanza, CLAVES DE LA SOLIDARIDAD  entregadas hasta el extremo, semillas de evangelio. Una oración y agradecimiento a las MADRES DEL MUNDO.

Hablamos con ella 1,2.3 veces al día. Aún difunta, seguimos hablándole y encomiéndole nuestra vida y la de nuestros seres queridos. Rara vez, peleamos con ella como para nunca más dirigirle la palabra.

Adoramos su presencia amorosa y sus consejos sabios. Rara vez nos cansan sus cantaletas, sus regaños, sus juicios negativos, sus miedos.

Nos gusta su olor a perfume sutil, sus movimientos de reina, sus cabellos de finos hilos de oro o de plata, su piel parecida a dulce corteza de durazno, su cuerpo de amazona. Rara vez, nos parece fea y rabiosa.

Literalmente, nos levantó. Desde la semilla sembrada en su interior hasta los grandulones que lleguemos a ser. Siempre vela a que nos convirtamos en personas de bien. Rara vez, nos abandona y nos deja crecer solo.

Nos enseñó lo que sabemos de la vida: el amor incondicional, la bondad, la ternura, el esfuerzo, la entrega, la risa y el optimismo. Rara vez, los vicios, la depresión o el desencanto.

Nos ubicó en la vida, abriéndonos puertas y oportunidades, motivando nuestros talentos y deseos de ser alguien. Rara vez, apagó las llamas de nuestro entusiasmo y nos dejó ser mediocre.

Siempre sigue estando allí cuando todo anda mal, cuando tenemos dificultades, cuando parece que de este hueco ya no saldremos, para darnos ánimo y sus manos para trepar nuevamente hasta el cielo. Rara vez nos entierra vivo y  echándonos tierra encima.

Entre ella y nosotros, existe una especie de simbiosis imborrable. Nos tuvo 7, 8 o 9 meses gestando nuestra individualidad y cantándonos canciones desde su vientre. Rara vez nos expulsó antes de tiempo.

Nos tiene de carne y hueso, de corazón y tripas, alabándola porque sigue siendo la persona más importante de nuestra existencia. Rara vez nos produce repulsión y enfermedad.

Rara vez, nos tiene que pedir perdón porque es el amor hecho mujer. Y si así fuera, por cualquier circunstancia de la vida, no podríamos olvidar que, felices o desdichados, nos permitió estar aquí hoy.

Y si pensamos que nuestra mamá nos hizo daño alguna vez, seguramente pensó que, por amarnos, lo tenía que hacer. “Perdonémosla porque no sabía lo que hacía”.

Perdonar a nuestra mamá viendo Jesús y María abrazándose una última vez en el camino hacía la cruz, es un importante paso hacia la felicidad.

GRACIAS DOMINIQUE.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *