Juan Pablo II el nobel de la Paz

De un buen amigo:

Veinte años desde que Karol Wojtyla derribaba el muro de Berlín
Juan Pablo II y el sindicato polaco Solidaridad,
ambos apoyados en el mismo Cristianismo, tumbaron la mayor tiranía de la historia moderna. Pero Europa no aprende. De nuevo, la UE le da la espalda al cristianismo que la forjó y Sarkozy y Merkel pretenden controlar un continente de 27 miembros desde París y Berlín
Juan Pablo II cambió la historia y a la humanidad hasta allá donde lo permite lo único sagrado que existe en la naturaleza humana: la libertad que Dios le ha dado. Entre otras cosas, por haber tumbado al comunismo, el liberticidio homicida que superó a cualquier otro totalitarismo de la edad moderna.
Lo hizo con las armas de la oración y la palabra, sin disparar un solo tiro. En 1978, aparecía en el balcón de la Basílica de San Pedro con un mensaje: No tengáis miedo. Pidió que se confiara en la Divina Misericordia (fue el Papa que rehabilitó y canonizó a Faustina Kowalska, apóstol de la Divina Misericordia) y se enfrentó a las divisiones acorazadas soviéticas a pecho descubierto, con su palabra y su coraje.
Ayudó y se hizo ayudar en la tarea por un electricista polaco, Lech Walesa quien, asimismo armado con su fe, hizo tambalear el régimen polaco y desde allí, tumbó el Muro de Berlín y el imperio rojo. Precisamente, el lunes 9, en Madrid Festividad de la Almudena, se celebra el vigésimo aniversario de la caída del Muro derruido por el tándem Wojtyla-Walesa. La efemérides comenzó con un agasajo a Mikhail Gorbachov, el entonces presidente norteamericano George H W Bush y el excanciller alemán Helmut Kohl. No estaba Walesa ni se dedicó una palabra a Juan Pablo II. Gorbachov muy útil para tumbar el comunismo pero que fue objeto, no sujeto del proceso; Bush, que nunca comprendió lo que ocurría aunque se felicita por ello y Helmut Kohl, un hombre mediocre al que el regalo inesperado de la Iglesia y de los polacos convirtió en una estadista para la historia, la historia de la reunificación alemana, uno de los muchos presentes que trajo la caída del Muro de Berlín. Sólo el ruso tuvo palabras de recuerdo para esos héroes no identificados, pero sin mayores precisiones.
Y lo peor no es la ingratitud, sino el hecho de que Europa no hace caso del Consejo del Papa polaco: “Europa, sé tú misma”, es decir, vuelve al Cristianismo porque -fue el cristianismo y su ‘ideología política’ de la sacralidad de la persona y del ciudadano, así como su doctrina social, empeñada en convertir a los proletario en propietarios, quien forjó la Unión Europea tras el desastre de la II Guerra Mundial. No es casualidad que los líderes que la dibujaron se distinguieran todos por una profunda fe en Cristo y una aún más profunda vida cristiana. Hablo de Robert Schuman, Konrad Adenauer, Alcides de Gasperi, etc.
No sólo eso, sino que los líderes actuales vuelven a las andadas y a las derivas totalitarias que siempre, sean de tendencia izquierdista o derechista, consiste en el dominio de los grandes sobre el pequeño bajo el pretexto de unidad.
Verbigracia: Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy han acordado “trabajar juntos” para nombrar al futuro presidente europeo. En plata, que el futuro de 27 países, que se nos vende, con el Tratado de Lisboa de por medio, como la democratización de Europa consiste en una diarquía guiada por París y Berlín. Como ha dicho Sarkozy: “Creo que es muy importante que Alemania y Francia caminen juntos”. Y mientras, caminan, mandan a todos los demás.
Y de este modo, no es extraño que los candidatos proceden de la Europa central y pudiente, entre ellos el inefable hombre del paraíso fiscal de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker del Benelux, para que todo quede controlado por la tenaza franco-alemana, cuando lo lógico sería que el primer presidente de Europa proviniera de alguno de los países emergentes, preferentemente de la antigua Europa comunista.
Mientras Zapatero sonríe. Mismamente, como Mister Bean.
Eulogio López
eulogio@hispanidad.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *